Policiales

Secuestran cargamentos millonarios de mercadería ilegal

CONTRABANDO

A partir de los controles y patrullajes incautan una gran cantidad de mercadería ilegal en las provincias de Misiones y Corrientes. Los bienes, valuados en cerca de 1.200.000 pesos, fueron decomisados tras tres operativos de la Prefectura Naval Argentina.

En primer término, una patrulla detectó en Paso de los Libres una embarcación sospechosa que se alejaba de la costa argentina, a través del equipamiento de visión nocturna. De esta forma, corroboraron que se marchaba rumbo a Brasil por el río Uruguay, lo que motivó que se dirigieran rápidamente hasta el lugar de los hechos.

Allí, los efectivos de la Prefectura Naval –institución que comanda Eduardo Scarzello- hallaron trece bultos abandonados, ocultos entre la vegetación y listos para ser retirados por el encargado de su distribución. Con la intervención de la Fiscalía Federal de Aníbal Martínez, secuestraron el cargamento de parlantes bluetooth, auriculares, relojes, zapatillas y mochilas que ascendía a más de 993 mil pesos.

Los otros dos procedimientos se desarrollaron en la provincia de Misiones. En primer lugar, los uniformados se acercaron a la zona conocida como paraje Colmina, a la altura del kilómetro 1926,5 del Río Paraná, donde visualizaron a una persona que escapaba luego de observar la presencia policial. El rastrillaje arrojó la presencia de cuatro bolsas que acondicionaban 5700 juguetes sin documentación, cuyo valor de mercado supera los 114 mil pesos.

Por último, los prefectos efectuaban un control sobre la avenida Mitre y Costanera, ciudad de Posadas, cuando frenaron la marcha de un vehículo Volkswagen Gol que trasladaba varias cajas de forma visible. El conductor y el acompañante se excusaron y no pudieron explicar el origen de la mercadería, por lo cual se llevó a cabo una requisa más exhaustiva.

Siguiendo el protocolo del Operativo Conjunto Abierto de Frontera (OCAF) diseñado por el Ministerio de Seguridad de la Nación, el personal de Prefectura verificó que se trataba de cascos de moto, viseras, lámparas triled y cartones de cigarrillos. Las pruebas de rigor estimaron un precio de mercado cercano a los 82.600 pesos.