@ctesnot 10 febrero, 2019

COLA DE TORNADO
Con ráfagas de hasta casi 58 km/h, el viento arrastró todo lo que pudo. Hubo árboles y postes caídos, cables cortados y techos y marquesinas arrancadas. La DPEC trabajaba anoche para restablecer el suministro eléctrico, ya que varios barrios quedaron sin luz. Se suspendió la segunda noche de los corsos en el Nolo Alías, donde se registraron algunos daños.

Un fuerte temporal ocasionó este sábado daños y serios inconvenientes en la provincia, con fuertes ráfagas e intensa actividad eléctrica. En la capital, gran parte de la ciudad quedó sin energía debido, entre otros factores, a que el viento tumbó árboles y estos, en la caída, arrastraron el cableado, del mismo modo que destruyó muros e hizo volar marquesinas.

La Municipalidad de la Capital informó que el fenómeno, que se desató a eso de las 18, fue una “cola de tornado”, con vientos que superaron los 50 km/h, lo que ocasionó “la caída de 20 postes de luz y 21 árboles, y la voladura de techos y carteles”.

Según el reporte municipal, la caída de árboles y cables cortados obligaron a cortar el tránsito en varias calles y “complicaciones con la energía eléctrica” en la ciudad. Algunas imágenes difundidas por WhatsApp mostraban automóviles dañados por troncos y ramas.

Los barrios más afectados por el temporal de viento y lluvia –que duró al menos una hora con fuerza e intensidad– fueron La Tosquera, San Roque, San Antonio, Mil Viviendas, Progreso, La Olla y Pirayuí.

La Municipalidad informó sobre las tareas del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) en la asistencia a los afectados por la tormenta, en coordinación con Defensa Civil y el Ministerio de Seguridad de la Provincia,

y que las líneas de comunicación habilitadas por emergencias son el 0800 5555 6864 y la aplicación móvil para recibir denuncias y reclamos.

La Dirección Provincial de Energía (DPEC) reportó a través de su cuenta de Twitter (@OficialDPEC) que el personal debió atender problemas en los barrios Montaña, Esperanza, Cañada Quiroz, San Antonio Oeste, Río Paraná, Laguna Seca, Quintana, Jardín, Coca-Cola, Cristo Obrero, Molina Punta, Aeropuerto, Bejarano, Collantes, San Gerónimo, San José y Quilmes y la zona del hipermercado Walmart.

“Todas las cuadrillas de la guardia y de Redes Aéreas y Subterráneas, y de Subestaciones Transformadoras se encuentran trabajando intensamente para normalizar el servicio en todas las zonas afectadas. Las lluvias y descargas atmosféricas dificultan y demoran dichas tareas”, informó cuando todavía el temporal no menguaba.

La empresa organizadora del carnaval, que se inició este viernes, suspendió la segunda noche de la fiesta en el corsódromo Nolo Alías, en la zona del aeropuerto, por “no estar dadas las condiciones de seguridad óptimas para los espectadores y comparseros”.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) mantenía en la noche de este sábado la alerta por lluvias y tormentas intensas para Chaco, Corrientes, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta, norte de Santa Fe, norte de Santiago del Estero y Tucumán.

“El área de cobertura es parcialmente afectada por lluvias y tormentas de variada intensidad, algunas localmente intensas. Se prevé que las mismas puedan extenderse al resto de la región entre lo que resta de hoy sábado 9 y la madrugada del domingo 10, provocando en forma localizada abundante caída de agua, intensas ráfagas, ocasional caída de granizo e importante actividad eléctrica”, señala el informe.

La fuerte tormenta se desató en la tarde de una jornada agobiante, en la que la sensación térmica alcanzó en la capital a 43,5º, a las 16, según datos del SMN. A esa hora, la temperatura era de 36,4º. Hasta las 22, la lluvia alcanzó a 49,8 mm, informó el Instituto Correntino del Agua y el Ambiente (ICAA) y el viento, a 57,9 km/h a las 18.20.

CAOS EN RESISTENCIA

El fuerte temporal tomó a todos por sorpresa en el centro de la capital chaqueña. Si bien el cielo amenazaba en el horizonte con oscuros nubarrones, el viento no dio tiempo y la fuerte lluvia obligó a refugiarse donde se podía.

Las ráfagas –que, según medios locales, superaron los 100 km/h– hicieron volar todo lo que encontraban a su paso. Varios carteles de la zona comercial se derrumbaron y unos cuantos árboles de la extensa plaza central tampoco pudieron resistir el embate.

En medio del caos de gente corriendo en busca de algún lugar para guarecerse y de automóviles apresurados, un corte de luz dejó el microcentro de la capital chaqueña sumido en una tarde oscurecida en forma anticipada por la tormenta. En la vereda de algunos comercios empezaron a aturdir los grupos electrógenos.

A la hora, todo empezó a volver a la normalidad y las secuelas del fuerte temporal quedaron a la vista. En la avenida Sarmiento, en la zona del barrio Paykín, un enorme árbol arrastró consigo todo el cableado. La policía debió cortar el tránsito en esa arteria de acceso a la ciudad por seguridad.

FUENTE: http://diariolarepublica.com.ar

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com