Información General

Investigadores de la UNNE trabajan en relevamiento nacional sobre el impacto social del aislamiento por el Coronavirus

ANALISIS

Con el impulso del compromiso social de siempre, más la conciencia social colectiva que el contexto de la pandemia por el Coronavirus despierta en la sociedad argentina, las universidades nacionales participan activamente en diversas tareas que aportan al conocimiento puesto a disposición de las autoridades nacionales para la adopción de las políticas públicas vinculadas al COVID-19. En ese marco, la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) participa activamente de un relevamiento del impacto social del “Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio” en el país.

Investigadores de la rama de las Ciencias Sociales de la Facultad de Humanidades fueron parte de los más de 500 investigadores/as que participaron de la fase inicial exploratoria del sondeo federal impulsado por la Comisión de Ciencias Sociales de la Unidad Coronavirus. Dicha unidad, creada especialmente a mediados de marzo para trabajar en esta problemática, está integrada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación (MINCyT), el CONICET y la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i).

Con la celeridad que amerita la situación, los referentes académicos trabajaron intensamente durante 72 horas, realizando entrevistas a referentes territoriales que actuaron en calidad de “informantes clave” (terminología propia de las investigaciones. Personas que por sus vivencias y relaciones en el campo, pueden favorecer al investigador, en el desarrollo de la investigación) sobre la situación detectada en su área específica de actuación, en relación al cumplimiento de la cuarentena obligatoria.

“La información que nos provea a partir de su contacto con informantes clave en dichos contextos será de suma utilidad para guiar lineamientos de política pública que mitiguen los efectos sociales derivados de la pandemia del Coronavirus”, explicaron en los contactos de convocatoria.

Entre el 22 y el 25 de marzo pasado se generaron unas 1.487 entrevistas a líderes barriales, indígenas y campesinos; integrantes de ONGs y de Asociaciones Civiles; activistas de diferentes colectivos (migrantes, feministas, LGTB, etc.); representantes de trabajadoras sexuales; personal de salud (médicos, enfermeros, etc.); maestras y educadores; gestores de comedores comunitarios; referentes de la economía social; sacerdotes y líderes religiosos; integrantes de agrupaciones artísticas y culturales locales; integrantes de centros de jubilados y pensionados , entre otros.

Estos informantes claves fueron elegidos porque poseen conocimiento de primera mano sobre la situación de grupos y zonas vulnerables ante el impacto de las medidas de aislamiento. Y así, los y las profesionales de la UNNE aportaron información local a este estudio nacional que “sin lugar a dudas permitirá elaborar un primer diagnóstico muy sólido que, a su vez, podría jugar un papel decisivo en la formulación de políticas públicas en el marco de la crisis sociosanitaria actual”, aseguraron desde la organización.

Se les preguntó sobre la percepción general sobre los peligros de la pandemia dentro de la población-área en la que opera, el grado de acatamiento que perciben sobre la política de cuarentena general dispuesta a nivel nacional, los principales inconvenientes que enfrenta la población en los contextos locales específicos bien conocidos por los informantes para poder cumplir con la medida, los principales problemas que han surgido dentro de los hogares y de las familias en los contextos específicos por el cumplimiento del aislamiento y la percepción general sobre el acatamiento y los problemas derivados de una ampliación del confinamiento más allá del 31 de marzo.

“Sus respuestas son clave para contar con una visión federal sobre los aspectos que deben ser reforzados desde la política pública, así como sobre los comportamientos de los colectivos e individuales para enfrentar a esta pandemia”, agregan en el comunicado de agradecimiento que enviaron desde la Unidad Coronavirus a esta universidad.

Sondeo permanente con compromiso universitario

Este estudio sigue en curso, dado que se trata de una iniciativa de monitoreo continuo. No obstante, tras completar la primera etapa, se elaboró un informe descriptivo del impacto del aislamiento social, su nivel de acatamiento en todas las provincias del país, las dificultades que encuentra la población de sectores vulnerables para cumplir con la medida y las preocupaciones relacionadas con su eventual prolongación en el tiempo.

Se trabaja ahora en la sistematización de los resultados, tras lo cual se harán las devoluciones correspondientes, “tanto a las autoridades como a la comunidad académica de ciencias sociales y la opinión pública en general”, señalaron en el mensaje enviado a la Rectora de la UNNE y Presidenta del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), Delfina Veiravé.

“Los resultados de esta primera fase del estudio muestran el enorme compromiso de las instituciones del sistema científico y universitario nacional, y ponen en evidencia la gran madurez de las ciencias sociales y las humanidades en Argentina”, señalaron desde la Comisión de Ciencias Sociales – Unidad Coronavirus en el texto por medio del cual también agradecieron por la participación de las universidades.

“Hablamos de “primera fase” porque está previsto que este estudio continúe y se profundice”, explicaron.

Así, y tras la decisión del presidente Alberto Fernández de ampliar el “Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio” hasta el final de la Semana Santa, se continuará trabajando en este esquema, para lo cual volverán a apelar al aporte de las universidades, renovando la convocatoria a los referentes académicos y probablemente también a las personas que actuaron en calidad de informantes.

Con las medidas sanitarias de protección

Bajo precisa instrucción de los coordinadores del trabajo, las entrevistas se realizan mediante dispositivos y estrategias que la tecnología posibilita, y sin contacto físico entre las personas involucradas. “Todo el procedimiento debe respetar lo dispuesto por el PEN en el marco de las medidas de aislamiento”, señalan en el instructivo.

Cabe destacar que el relevamiento no tiene un carácter punitivo ni persecutorio, sino que pretende conocer cómo la población está reaccionando al confinamiento y los problemas con los que se enfrenta. Así, toda la información es “tratada confidencialmente y el único objetivo es colaborar a preservar la salud de la población y a paliar las consecuencias sociales más negativas del aislamiento”, aseguran.

“De NINGUNA manera estamos solicitándole que establezca un contacto presencial con sus informantes clave, como tampoco que sus informantes se pongan en contacto presencial con otras personas”, aclaran.

Una Red Federal

Una decena de profesionales de la UNNE integran esta red de colegas de diferentes disciplinas de las ciencias sociales y humanidades que pertenecen a instituciones

universitarias y al CONICET. En la conformación de dicha red cobran un papel central el Consejo de Facultades de Ciencias Sociales y Humanas (CODESOC) y la Asociación Nacional de Facultades de Humanidades y Educación (ANFHE), que preside el Decano de la Facultad de Humanidades, Aldo Lineras. También los institutos de investigación de ciencias sociales y humanas de CONICET y de doble dependencia CONICETUU.NN.

La realización de este relevamiento es una de las tantas tareas que en y desde las distintas universidades argentinas se realiza, acentuadamente durante esta pandemia, y en el marco del comité de articulación con el sistema universitario convocado por Nación.

En ese sentido, en la mencionada Unidad Coronavirus, se conformaron grupos de investigación: expertos del sistema científico y tecnológico para asesorar al PEN en materia de epidemiología y prospectiva. Y en ese marco, desde la Comisión de Ciencias Sociales de dicha unidad, se trabaja en el “estudio de escenarios para caracterizar el impacto social, económico y cultural que tiene la pandemia en nuestro país”. La comisión tiene el objetivo de analizar la situación y de formular propuestas para el diseño de políticas públicas.